sábado, 20 de diciembre de 2008

El día que...


Encontré a mi perro

Tener tiempo para pensar en estados de animo sensiblone
s, puede ser peligroso, y te vienen a la cabeza recuerdos, tristes y felices, pero te vienen recuerdos.

Hoy le tocó el turno a mi difunto perro, el Señor Rocky.


Recuerdo perfectamente cuando lo encontré, yo tenía 11 años, estaba en casa y sonó el portero automático, tenia roto el altavoz, así que teníamos la costumbre de abrir sin mas, y asomarnos después a la escalera para ver quien subía o quien era. Era mi madre.

Entonces lo vi, había un perrito negro un piso más abajo, sentado... y que haría ahí, que yo vivía en un 3º... entonces silvé y chasqueé mis dedos para llamar su atención, subió su triste mirada, se levantó y vino hacia mi. Fue entonces, conforme se iba acercando, cuando descubrí que eso no era un perro, si no un parque de atracciones para todo tipo de bichos y parásitos. Su aspecto no podía ser mas lamentable, podías ver garrapatas charlando
tranquilamente sobre el, media docena de estos bichos que parecen verrugas, tenía trozos de alambre enredados en el pelo...en fin...yo iba a acariciarlo, pero cuando observe bien el estado del perro mi mano no pudo evitar ir hacia atrás.

Cuando mi madre llegó arriba me gritó apresuradamente...
"No lo toques!!!" y no era para menos
...

Como toda persona con corazoncito, y mas si eres un niño, yo me apresuré a darle agua...unas rodajas de choped...etc. El p
erro se quedo lógicamente en nuestra puerta, y fue extremadamente educado, no intentaba entrar, no se mostraba ansioso cuando veía que le ibas a dar comida, y casi podias notar en su cara su agradecimiento... mientras mi madre pensaba que hacer con el.

Como niño que era yo, a mi en un primer momento ni se me pasó por la cabe
za que nos lo fuéramos a quedar, ya que no me imaginaba al perro dentro de mi casa en ese estado, así que cogí un paquete de folios, un rotulador, y comencé a hacer carteles, uno por uno (se ve que yo no entendía de fotocopias), en los que ponía:

"Se ha encontrado perro negro con un collar verde"


Mi hermana, que ya se había sumado al acontecimiento de tener un perro en la puerta. Convenció, para mi sorpresa, a mi madre para meterlo en casa, y las dos se pusieron a lavarlo y a quitarle bichos... aquello era una carnicería, no recuerdo cuantas garrapatas le quitaron, pero rondaron las 40.

Cuando mi padre llegó, se encontró la escena, miró hacia mi madre en busca de una explicación, y esta nos señaló, supongo que para mostrarle nuestra cara. Cualquiera nos decía que no...


Una vez aprobado por mayoría, el perro se quedaba, así que lo llevamos al veterinario, donde siguieron quitándole bichos sin parar, este nos contó que un par de días mas con tal cantidad de parásitos, el perro habría muerto sin remedio.

Tras ponerle un sin fin de vacunas, el veterinario estimó por los dientes, que el perro tendría alrededor de 1 año.

Ya sólo quedaba ponerle un nombre, y como el ya debería tener uno, hicimos pruebas de sonido para ver si miraba...jeje... y fue clavado, hacia el gesto de dalear la cabeza y mirarte, con los nombres tipo Tobi, Tomi, etc... y como ya había algún tobi por ahí...se quedó con Rocky...




¿Que decir de el?,
tenía una personalidad muy marcada,
no era el típico perro tontorron que jugaba con todo el mundo, si no le gustabas, no le gustabas, y si no le apetecía jugar, no le apetecía. Pero cuando quería mostrarte cariño, sabía muy bien como hacerlo.

Era tremendamente noble, estando ya algo mayor, pasó algunos años con otro perro en casa, el señor Punki (de mi hermana y que aun dura), lo aceptó... nunca mostró celos ni nada por el estilo, y eso que el otro era un cabroncete, intentaba acaparar la atención descaradamente, le robaba sus juguetes, tenía que soportar de el hiperactividades... En
fin... me gusta pensar que lo consideraba su hermano pequeño.


Murió hace casi 3 años, tras una larga y feliz vida de unos 15 años...
lo sigo echando muchísimo de menos...

Como para todo aquel que tiene o ha tenido un perro,
para mi... el era EL MEJOR!!


video

Creo que todo niño o adulto debería poder tener la experiencia de tener y querer a un perro,
estoy seguro de que debe hacerte mejor persona...

3 comentarios:

  1. La verdad es que ha sido el mejor perro, nos queria a todos mogollon, menos mal que nos encontro eh? a partir de ahi fue el rey de nuestra casa. Yo recuerdo que le encantaba dormir subido en mi cama, a los pies, y, como mama no queria, en cuanto la sentia acercarse o levantarse de su cama se bajaba corriendo para que no lo pillara y asi no nos reñia a ninguno de los dos, ni a el por subirse ni a mi por dejarloc era la caña! me siento bien porque al final tuvo una familia.

    ResponderEliminar
  2. Si que la tuvo si, nunca sabremos que tuvo antes de nosotros...yo me acuerdo un monton, de cuando tambien dormía conmigo, y yo estaba estudiando o frikeando...me gruñia como diciendome... Quieres apagar de una puta vez la luz y meterte ya en la cama?

    ResponderEliminar
  3. Totalmente deacuerdo en los beneficios de la experiencia.Yo también tuve al MEJOR ;-) Murió hace 2 años y medio...

    ResponderEliminar